Menu

Brasil reabrió las fronteras aéreas a extranjeros y exige seguro de salud

Brasil reabrió las fronteras aéreas a extranjeros y exige seguro de salud

Solamente cinco Estados de Brasil -entre ellos Rio Grande do Sul- mantienen desde esta semana las restricciones para el ingreso de extranjeros al país por vía aérea. A pesar de los numerosos casos (más de 70.000 en las últimas 24 horas) se espera reactivar el tráfico aéreo internacional con la apertura de varios puntos de ingreso al país. Los pasajeros deben presentar un seguro de salud válido antes de embarcar en origen.

Brasil reabrió este miércoles 29 sus fronteras a los visitantes extranjeros que lleguen por avión, con la esperanza de reflotar su devastada industria turística, pese a la propagación del coronavirus en el país, según un decreto publicado en la gaceta oficial.

El decreto extiende por otros 30 días las prohibiciones para el ingreso de extranjeros por vía terrestre o marítima, pero afirma que la restricción fronteriza "ya no prohibirá la llegada de extranjeros por aire", informó la agencia AFP.

El texto del decreto, que fue publicado en el Diario Oficial, establece que la restricción de entrada se mantiene en cinco estados: Mato Grosso do Sul, Paraíba, Rondonia, Rio Grande do Sul -fronterizo con Uruguay y Argentina- y Tocantins.

Para entrar al territorio brasileño, además de cumplir con "los requisitos migratorios apropiados para su condición, incluida la de tener una visa de entrada", los turistas extranjeros deberán presentar a la compañía aérea —ya antes de abordar— un seguro médico válido en Brasil durante toda la estancia planificada. En caso contrario, la entrada al país puede ser prohibida.

Brasil pedirá a los visitantes extranjeros que permanezcan durante 90 días o menos en el país que tengan un seguro de salud que los cubra en territorio brasileño antes de viajar

El decreto anterior, emitido en junio, permitía la entrada vía aérea solo a través de los aeropuertos de Galeão (Río de Janeiro), Brasilia (Distrito Federal), Guarulhos y Viracopos (São Paulo). A través de estas terminales, los pasajeros extranjeros podían entrar a Brasil para un corto plazo o con fines de estudio, trabajo, inversión, reunión familiar o actividades artísticas o deportivas.

Brasil cerró sus fronteras aéreas a los no residentes el 30 de marzo, en un momento en que el coronavirus causaba estragos en Europa y Asia y acababa de llegar a Sudamérica.

La industria turística ya ha perdido unos US$ 23.600 millones como consecuencia de la pandemia, según estimaciones de la Confederación Nacional del Comercio de Bienes, Servicios y Turismo (CNC).

La mayor economía de América Latina sufrirá una caída del 9,1% del PIB este año, estima el Fondo Monetario Internacional.

Brasil está entre los países cuyos ciudadanos tienen vetada la entrada a la Unión Europea o Estados Unidos por culpa de la pandemia.

El coronavirus sigue expandiéndose por Brasil, que superó el umbral de 2,5 millones de infecciones y 90.000 muertes el miércoles.

Fuente: www.hosteltur.com

Foto: latinoamericapiensa.com

volver arriba